Los secretos imprescindibles para cuidar el jardín en otoño

Los secretos imprescindibles para cuidar el jardín en otoño

La llegada del otoño, junto al descenso de temperatura y las primeras lluvias, no significan que el jardín de un hogar se vuelva gris y aburrido.

Del cuidado y empeño que pongamos durante los meses de otoño e invierno depende que florezca sano y fuerte las siguientes temporadas, e incluso mantener sus colores vivos durante todo el año.

“Estamos en la época perfecta para rehidratar y devolverle ese balance tan necesario en los meses de abril y mayo”, destaca Gino Bonansco, agrónomo y Gerente de Producción de Viveros Hijuelas. Aquí, el experto entrega algunos consejos y llamado a la acción para revitalizar y nutrir las plantas, al igual que todo ser vivo necesita:

El otoño es ideal para plantar bulbos: Tulipanes, Jacintos y Narcisos, se pueden plantar en otoño, para que sus flores germinen de la tierra en el momento justo llegando la primavera, deleitando con su derroche de color, pudiéndo disfrutar de su floración por más tiempo. Los bulbos poseen órganos subterráneos para la reserva de nutrientes, por lo que son los que más se adaptan para sembrar en esta temporada. Sus semillas son las que más resisten el frío y alcanzan a florecer a principios de primavera.

Durante todo el año también debemos llevar a cabo tareas de cuidado: la mantención de un jardín es una tarea constante. Para conseguir así que este luzca verde y hermoso, hay que conocer los ciclos de floración de las variedades que tenemos a nuestro cuidado, y cómo algunas tareas cotidianas de sus dueños las afectan.

No hidratar de más y chequear el riego: es importante ver qué cantidad de agua han recibido nuestras plantas. El error común, es que al verlas secas o amarillas, en vez de dejar de regar, las personas tienden a agregar más y más agua provocando un resultado contrario. Tenga en cuenta que cuando el sol pega menos y las temperaturas se vuelven más frescas, el agua se mantiene por más tiempo, sin evaporarse. Esto redunda en más tiempo para que el agua en las raíces de las plantas puedan absorberla y alimentarse.

Hay que fertilizar: ya que las plantas han estado en constante crecimiento en la época de primavera – verano, es de gran importancia agregarles comida. Esto por lo menos tres veces al año. Estamos hablando de un ser vivo y una recomendación en el uso de fertilizantes, es la utilización de productos que promuevan los nuevos crecimientos.

Si se trata de dar un toque de color al jardín: Es el momento ideal para optar por las Azaleas, cuya floración es de marzo a septiembre. También se pueden elegir Pensamientos de Invierno y Crisantemos de otoño. Considerando que en esa fecha la mayoría de las flores comienzan a desaparecer, son una buena alternativa para proyectar un jardín luminoso, y sano con vida.

Uso de macetas colgantes: estas rejuvenecen un jardín de invierno instantáneamente. Estas canastas ayudan , ya que se pueden colgar cerca de la puerta, en medio del patio o en cualquier lugar al que se desee agregar color. Las macetas colgantes son convenientes porque se pueden desmontar y colocar en el interior cuando las temperaturas bajen demasiado. Con heladas bajo cero, las plantas también sufren.

Esperamos que te sirvan está información y puedas reforzar los cuidados y prestar mayor atención a nuestras plantas y árboles para prevenir que sufran daños.

Fuente: https://www.24horas.cl/tendencias/salud-bienestar/los-secretos-imprescindibles-para-cuidar-el-jardin-en-otono-1631270